Haremos lo imposible para que recuperes el control sobre tu vida

Rehabilitación de adicciones

Adicción al alcohol

¿Deseas dejar de beber? La adicción al alcohol es una enfermedad, que si no se trata puede empeorar y acabar por amenazar tu vida.

Más información

Adicción a la cocaína

La cocaína es altamente adictiva. Test para identificar los signos y sintomas de la adiccion a la cocaina.

Más información

Adicción al cannabis

El cannabis puede provocar adicción, y la adicción al cannabis puede desembocar en serios problemas de salud física y mental.

Más información

Adicción a las apuestas

La adicción a las apuestas, también conocida como adicción a los juegos de azar o ludopatía, es una enfermedad crónica.

Más información

Adicción a los videojuegos

Termina con la adicción a los videojuegos con el tratamiento de Triora. Síntomas de la adicción a los videojuegos, causas y efectos.

Más información

Autotest

Test gratis para identificar los signos y sintomas de adiccion a la cocaina, alcohol, cannabis, drogas, porros, juego y apuestas.

Más información

TDAH y la adicción

Las personas con TDAH tienen más factores de riesgo que las que no tienen Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad para desarrollar una adicción.

Más información

Adicción en el entorno laboral

Adicción en el entorno laboral - los efectos de la bebida y las drogas en las empresas, y cómo estas pueden lidiar con empleados con problemas de adicción.

Más información

Patología dual: adicción y problemas psiquiátricos

La patología dual -o diagnóstico dual- es esa combinación de determinados problemas psicológicos y psiquiátricos con un problema de adicción.

Más información

¿Qué adicciones trata Triora?

Triora proporciona un tratamiento altamente efectivo para numerosas adicciones. Entre ellas se incluyen el abuso de alcohol, adicción a la cocaína, adicción al cannabis y adicciones a otras drogas, así como adicción al juego y a las apuestas. Realiza nuestro test de autoevaluación gratuito en línea si te preocupa estar sufriendo una adicción tú mismo o una persona que conoces.

Infórmate sobre las adicciones que tratamos y sus síntomas (menú de la izquierda), o descubre cómo te podemos ayudar en tu proceso de rehabilitación de la adicción (a la derecha y bajo el epígrafe Tratamiento).

La mayoría de los pacientes adictos comienza a consumir alguna sustancia por ser la primera que le ofrecieron al inicio del consumo. No obstante, la mayoría de los adictos acaban teniendo una sustancia de elección, una sustancia preferida. Esto también tiene un motivo neurobiológico en la mayoría de los casos. A grandes rasgos, diferenciamos sustancias estimulantes, como la cocaína, las anfetaminas o el llamado speed y sustancias del tipo sedantes o depresoras, como el caso del alcohol, el cannabis (THC) o las benzodiacepinas.

El perfil concreto de cada paciente es el que va a determinar qué tipo de sustancia es la que le genera mayor placer el hecho de consumirla o, lo que es lo mismo, qué sustancia activa con mayor fuerza ese sistema de recompensa que hemos detallado.

Pero, a la vez, hemos de destacar que, con mucha frecuencia, en los pacientes se producen consumos simultáneos o alternos de sustancias con acción contraria para contrarrestar o equilibrar los efectos de las mismas.

A continuación te explicaremos qué es una adicción, las señales de una adicción y algunas de sus posibles causas.

¿Qué es una adicción?

Una adicción consiste en un uso continuado de sustancias tales como alcohol o drogas, o un comportamiento compulsivo con el juego o las apuestas, aunque las consecuencias sean perniciosas. De hecho, una persona que padece una adicción es adicta a la euforia y a la recompensa, no a la sustancia o actividad que produce tal efecto.

De una forma sencilla y práctica, podemos hablar de adicción cuando se produce una pérdida de libertad por parte de la persona, cuando se da una falta de capacidad de decisión y de autocontrol, cuando hablamos de una necesidad imperiosa e invencible de consumir o hacer algo, provocando una conducta patológica, un abandono de la propia voluntad del individuo que, irremediablemente y de forma progresiva, va generando una alteración significativa en la vida global de la persona.

Hemos de señalar que las adicciones van evolucionando con los años, se van adaptando a los tiempos que corren y, teóricamente, se podría ser adicto a cualquier cosa, si bien hay sustancias y conductas que tienen un mayor grado de capacidad para generar adicción en nuestro cerebro en función de los mecanismos neuroquímicos que liberan.

Las adicciones están medicamente reconocidas como enfermedades crónicas y progresivas. Si una adicción no se trata a tiempo, irá empeorando progresivamente, pudiendo comprometer la vida e incluso llegar a ser fatal. Las adicciones constituyen un problema crónico: no tienen curación, pero pueden tratarse. La mayoría de quienes las sufren no puede dejar de beber o tomar drogas sin ayuda, incluso si las consecuencias llegan a ser tan extremas como la pérdida de empleo, de la familia o incluso de la vida. Es posible sufrir adicciones múltiples: por ejemplo, alguien que padece una adicción a la cocaína también podría tener problemas con el abuso de alcohol u otras sustancias.

No ser capaz de abandonar un comportamiento adictivo no significa que alguien tenga poca entereza, fuerza de voluntad o principios morales. Del mismo modo, una adicción no es un síntoma de otros problemas mentales. A pesar de que la adicción pueda surgir como resultado de una depresión, no cesa necesariamente una vez superada la depresión.

¿Cuáles son los síntomas de una adicción?

Entre las señales de alarma ante una adicción podemos citar: ansia desmesurada por determinada sustancia o actividad, aumento de la tolerancia (se va necesitando cada vez más para experimentar el mismo efecto), y pérdida de control. A largo plazo, la adicción terminará teniendo un impacto en todos los aspectos de la vida, bien sean los estudios, el trabajo o la vida familiar. No se trata únicamente de un problema físico, pues también aporta problemas emocionales y afecta a la forma en que la persona piensa, siente e interacciona socialmente. Más información sobre las diversas adicciones y sus síntomas (consulte el menú de la izquierda).

El cerebro actúa de centro de control a todos los niveles. Es de donde salen y a donde llegan todos los estímulos que tienen lugar en nuestro cuerpo. Se trata de una red de información complejísima, de la cual poco a poco vamos sabiendo algo más. El hambre, la sed o el apetito sexual están mediados por lo que llamamos el "sistema de recompensa".

De forma natural y para nuestra propia supervivencia, este sistema se encarga de controlar los mecanismos de necesidad y saciedad de estas conductas tan básicas y diarias para nosotros. De aquí deriva el que tras una comida o una experiencia sexual que llegue al orgasmo, nos encontremos sin la necesidad a corto o medio plazo de volver a hacerlo. En este proceso, juegan un papel fundamental algunos neurotransmisores como son la dopamina, la noradrenalina y la serotonina que, junto con otras estructuras neuroanatómicas, forman un auténtico sistema que gobierna nuestras necesidades fisiológicas.

¿Qué causa las adicciones?

Hay numerosos factores que inducen a que una persona sea más vulnerable que otras a desarrollar una adicción tal como el abuso de alcohol o la adicción a la cocaína. Entre ellos se encuentran factores sociales, sociales y psicológicos. Nadie elige voluntariamente desarrollar una adicción, pues se trata de una enfermedad. Dos personas diferentes pueden beber alcohol, experimentar con drogas, jugar a videojuegos o tentar su suerte en las apuestas, pero el hecho de que desarrollen o no una adicción depende de varios factores.

Tratamiento profesional

Ahora bien, lo importante es conocer que hoy en día existe salida para el problema de las adicciones siempre que nos pongamos en manos de profesionales expertos y acudamos a centros terapéuticos especializados en esta materia. En Triora Adicciones, contamos con clínicas tanto en Málaga como en Alicante.

Y el consejo profesional dictamina que es muy importante que el paciente, en cuanto se producen los primeros síntomas de alteraciones y trastornos por consumo de sustancia o por conductas que se vuelven problemáticas, se ponga en contacto con dichos profesionales para que puedan realizarle un diagnóstico de la situación y resolver el problema de la forma más eficaz.

En estas fases iniciales, es muy importante el papel de la familia y el entorno más cercano al paciente pues pueden ser capaces de advertir cambios en el comportamiento que indiquen que nos encontramos en el inicio de una adicción que, normalmente, el afectado suele negar o no tener conciencia real de la gravedad de su situación. El Momento es ahora.