965 150 965

¿Dónde está el límite entre ser “bebedor social” y ser alcohólico?

En la sociedad de hoy en día una de las formas más habituales de socializar es quedar en un bar y tomarse una cerveza o alguna otra bebida alcohólica acompañado de amigos, compañeros de trabajo, familiares o la pareja. Es un comportamiento aceptado, incluso podríamos decir que es parte de nuestra cultura. Claro ejemplo de esto es el vermut de las 12 de la mañana del domingo o quedar para ver el fútbol con los amigos y tomar unas cervezas. 

¿Pero existe algún riesgo de que estos bebedores sociales se conviertan en alcohólicos? En palabras de Joaquín Descals, director médico de la Clínica Triora, “no a todo bebedor, incluyendo en este grupo a todas aquellas personas que consumen alguna bebida alcohólica, le afecta la adicción”, y añade: “Hay que recordar, pero, que todo adicto lo es por haberse iniciado en el consumo moderado o casual de bebidas alcohólicas”. 

Descals remarca que el 15-20% de aquellos que se inician en el consumo de bebidas alcohólicas llegan a ser adictos. “No son unas cifras preocupantes, teniendo en cuenta el gran número de personas que consumen alcohol, pero hay que tener presente la posibilidad de engancharse”, explica el director médico de la Clínica Triora. 

¿Dónde está el límite entre ser “bebedor social” y ser alcohólico?

La principal diferencia entre el bebedor social y el alcohólico es que el primero es totalmente libre y decide cuándo comienza a beber y cuándo acaba. En cambio, el alcohólico es incapaz de controlar el consumo y una vez que comienza no sabe ponerse límite. Hay ciertos comportamientos que evidencian la adicción al alcohol como los cambios de humor inexplicables o la pérdida de interés en actividades sociales. Otra característica que diferencia al alcohólico del bebedor social es que el primero no tiene problema en ponerse a beber en solitario, mientras que el bebedor social no se preocupa por la bebida, sino por el ambiente.

Una de las mayores preocupaciones de los profesionales de la Clínica Triora es que los pacientes no recaigan. Por este motivo, el paciente es tratado por un equipo multidisciplinar que trabaja los tres pilares de la adicción como son el cuerpo, la mente y el alma. Además de la estancia en la cínica, el paciente recibe un seguimiento a través de un programa ambulatoria en el cual se intenta evitar la recaída.



Modelo Triora

Nuestro tratamiento privado para las adicciones ha demostrado ser una de las formas más exitosas para ayudar a los pacientes a recuperar el control de sus vidas. Te ayudamos, a ti o a un allegado tuyo, a volver a encontrar el sentido en tu vida, desde 8 semanas. ¡Te ofrecemos la oportunidad de cambiar de vida, para siempre y entre personas como tú!

Modelo Triora
  • El 97% de nuestros antiguos pacientes nos recomiendan
  • Alta tasa de recuperación a largo plazo
  • Desde 8 semanas para recuperar el sentido de la vida
phone icon

Llama hoy mismo al 965 150 965