¿Cuál es el perfil del adicto al juego y cómo se desarrolla?

Primero hay que hacer hincapié sobre las características comunes que pueden observarse en una persona adicta al juego o, dicho de otra manera, al perfil medio. Hasta ahora, los pacientes que acudían a tratamiento por este motivo eran, básicamente, consumidores de máquinas tragaperras, con estudios primarios y con una edad de 35-45 años. Actualmente estamos viendo un cambio brusco de tendencia, con la entrada del juego online, lo que ha traído consigo un perfil diferente de jugador, más joven e internauta, con estudios universitarios, con más recursos, y con una evolución mucho más corta en su desarrollo del trastorno.

En relación con el nuevo perfil del ludópata, también la edad de desarrollo ha descendido considerablemente, detectándose ya en casos adolescentes. Cualquier persona con posibilidad de tener acceso online puede desarrollar este tipo de adicción. 

A pesar de que la ludopatía no genera el mismo daño físico que la adicción a drogas de consumo, las consecuencias a nivel social y económico son considerables, convirtiéndola en una de las adicciones más destructivas para la persona y para su entorno. Una vez desarrollada la adicción, esta se vuelve imparable. 

 

¿Cuál es el perfil del adicto al juego y cómo se desarrolla?

Pero, ¿Cómo se desarrolla una adicción al juego? Se divide en 3 fases, siendo la primera la que genera más atracción al futuro adicto. 

  • Fase de Ganancia: Al principio el jugador atraviesa un período de suerte donde se producen episodios frecuentes de ganancias. Estos conducen a una mayor excitación por el juego, con lo que el individuo empieza a apostar con más frecuencia, creyéndose, además, que es un jugador excepcional.
  • Fase de Pérdida: Una actitud excesivamente optimista en el jugador, que es característica del estilo del jugador patológico, le conduce a aumentar significativamente la cantidad de dinero que arriesga en el juego. Debido a este aumento en la suma de dinero apostado, se van a producir fuertes pérdidas, difíciles de tolerar, y es entonces cuando empieza a jugar con el propósito, no ya de ganar, sino de recuperar lo perdido.
  • Fase de Desesperación: En esta fase la persona ha generado normalmente una gran deuda y se produce el ansia por devolver el dinero rápidamente; aparece el sufrimiento que produce la alienación de la familia y amigos; se genera una reputación negativa en la comunidad y el rechazo social, y aparece el deseo irrefrenable de recuperar las sensaciones positivas de los momentos en que se ganaba.

Al final, cualquier persona con una ludopatía, aunque inicialmente gane acabará perdiendo, atendiendo a estas 3 fases.
Las personas que sufren una ludopatía y se encuentran en rehabilitación o en un proceso de la misma, deben tener un código de gestión para controlar su conducta. Para evitar la recaída, deben “autoprohibirse” acudir a los sitios de juego o al acceso online, siempre de la mano de un adecuado tratamiento psicológico que permita al paciente identificar el malestar subjetivo subyacente a la adicción. Es por ello que la adicción al juego es de muy difícil control, dada la dificultad de evitar el acceso al juego, especialmente en el ámbito online. Esto requiere del ingreso en una clínica especializada en muchos casos. Hay que tener en cuenta que, sin un trabajo previo, evitar la situación de juego no es suficientemente efectivo, y por tanto debe haber un tratamiento holístico de la adicción

 



Modelo Triora

Nuestro tratamiento privado para las adicciones ha demostrado ser una de las formas más exitosas para ayudar a los pacientes a recuperar el control de sus vidas. Te ayudamos, a ti o a un allegado tuyo, a volver a encontrar el sentido en tu vida, en tan 4 - 12 semanas. ¡Te ofrecemos la oportunidad de cambiar de vida, para siempre y entre personas como tú!

Modelo Triora
  • El 97% de nuestros antiguos pacientes nos recomiendan
  • Alta tasa de recuperación a largo plazo
  • 4 - 12 semanas para recuperar el sentido de la vida
phone icon

Llama hoy mismo al 965 150 965